Principales problemas: una democracia con problemas

Hoy en día el Estado Sudafricano intenta hacer frente a numerosos problemas sociales, desgraciadamente con escaso éxito en muchos de los ámbitos que abarca. En este artículo abarcaremos algunos de los aspectos más importantes que atañen al gobierno sudafricano.

Economía: a pesar de que Sudáfrica es la primera potencia económica respecto al resto del continente africano, evaluándolo globalmente se puede percibir que posee una economía media. Su fuente de ingresos la encontramos en la gran abundancia de recursos naturales que posee el país, y que constituyen el principal medio de abastecimiento para el gobierno. El principal recurso, conocido mundialmente es la minería, en especial, la extracción de diamantes y otros metales preciosos. No obstante, pese a esta riqueza natural, la política que sigue el gobierno referente al tema no conduce este potencial a una explotación de máximo rendimiento, lo que provoca una relativa pobreza de recursos. En conclusión, podemos afirmar que la economía actual, independientemente de las comparaciones con otros países, ha progresado enormemente desde el ascenso de democratismo a la sociedad sudafricana.

Educación: el analfabetismo impera en el 18.2% de la población, calando principalmente en las clases bajas de la sociedad que en su mayoría no tienen acceso a la educación. Esta es la causa principal que impide que este país salga de la pobreza. Una escasa educación de la sociedad genera una gran cantidad de problemas en todos los ámbitos e impide el progreso hacia un futuro estable. Las nulas medidas que se toman actualmente para resolver esta circunstancia demuestran la lentitud con que se desarrolla el país.

El otro pilar endémico de la sociedad sudafricana es el desempleo, que gracias a la actuación del nuevo gobierno demócrata (desde 1997), que ha seguido una política de Crecimiento del número de puestos, el elevado porcentaje de parados ha descendido a pasos gigantescos. Sin embargo, en los años precedentes éste ha sido un factor determinante en el germen de otra epidemia: la delincuencia. El país continúa promoviendo una política represiva contra el comercio de armas.

Pero esto no es todo; en lo referente a la sanidad el gobierno está perdido con el gran contagio del VIH que se ha propagada por la mayor parte del país sin remedios eficientes por el momento. Así lo denuncia la BBC:

En Sudáfrica, todos los días se contagian unas 1500 personas con el virus de inmunodeficiencia humana, el VIH, sumándose así a los cuatro millones ya infectados. No hay indicio de que el índice de contagio vaya a disminuir.

Sin embargo, pese a este holocausto y a que el SIDA y el VIH constituyen una terrible amenaza al desarollo económico del país, el gobierno sudafricano ha bloqueado la provisión de drogas para combatirlos, iniciando un intenso debate sobre las causas del SIDA.

Esta política, que desde un principio dejó atónitos a los observadores internacionales y que concitó la condena de los científicos de todo el mundo, ha provocado pocas protestas dentro de la propia Sudáfrica.

Estos son sólo algunos de los problemas más destacados que ocupan al gobierno, lo cual no significa que sean los únicos que posea el país. No debemos olvidarnos del apatheid y la discriminación racial, ni tampoco de la gran brecha abierta por las deigualdades sociales entre ricos y pobres. Mientras el país sigue luchando por mejorar en la medida en la que le es posible, ya que son mínimas las ayudas que recibe del exterior.

Irene Larraz