Cultura

La cultura canadiense ha recibido importantes influencias de la cultura y la tradición británica, además de la francesa (aunque en menor medida). Esto se debe a su pasado colonial. También debido a la confluencia de personas e ideas debido a la cercanía, el país se ha visto muy influido también por la cultura estadounidense. No obstante, cabe señalar que la cultura canadiense no es sólo un refrito de otras, sino que ha desarrollado su identidad propia, principalmente debido a la creciente corriente nacionalista creciente desde 1967, año del centenario de la independencia canadiense. Además, esta política ha sido alimentada con programas de apoyo por parte del gobierno federal.

La afinidad con su país vecino se expresa en una serie de sociedades de trabajo compartidas con los Estados Unidos, y que abarcan los ámbitos del comercio, la economía, y los asuntos legales. Esto ha propiciado que en campos como el cine, la televisión o la música, se dirijan hacia un público norteamericano, sin distinción entre canadienses o estadounidenses. Esto es algo que preocupa a muchos canadienses, que quieren sentirse como una nación distinta dentro de América del Norte, por lo que se ha despertado cierto recelo contra el influjo de cultura estadounidense. Ante la situación, se han creado varias leyes e instituciones para la protección de la cultura canadiense. Algunas características de esta cultura cívica diferenciada son una mayor liberalidad en lo social (matrimonios homosexuales, legalización de la marihuana, atención universal de la salud...), y un mayor consevadurismo en lo fiscal (presupuestos balanceados, recortes a través de impuestos, libre comercio..), además de una tendencia a vivir en grandes áreas urbanas.

Por otra parte, algunos símbolos de la cultura canadiense son la famosa hoja de arce, usada en su bandera, y su escudo de armas. Es también muy popular la imagen de los vastos bosques y las altas montañas con fauna salvaje. Otro de sus grandes símbolos es la Policía Montada del Canadá, y sus productos naturales hechos con recursos del país, como el jarabe de arce.

Como fruto de esa continua búsqueda de una propia identidad cultural, numerosos artistas canadienses han destacado en las tres últimas décadas. Así, podemos citar escritores como Margaret Atwood, Alice Munro, Robertson Davies, Michael Ondaatje o Brian Moore; músicos como Leonard Cohen, Neil Young, Alanis Morissette, Bryan Adams, Céline Dion o Nelly Furtado; además de cineastas como James Cameron, David Cronenberg (directores), Glenn Ford, Michael J. Fox, Jim Carrey, Carrie-Anne Moss, Lolita Davidovich o Pamela Anderson (actores todos ellos, si bien esta afirmación es más discutible en la última).

Por otra parte, en Canadá existen dos zonas diferenciadas lingüísticamente hablando: la francófona (la región del Quebec) y la angloparlante. Estas dos zonas presentan también diferencias culturales, tanto es así que la región del Quebec reclama una mayor autodeterminación.

Tradiciones

Nos vamos a centrar en tres fiestas tradicionales canadienses: el carnaval de Quebec, el festival de jazz de Montreal, y la estampida de Calgary.

El Carnaval de Quebec

Es una alegre fiesta que se celebra en el duro Invierno del Quebec, y cuyos orígenes se remotan a 1894, donde servía como evasión de la realidad cotidiana del pueblo, pues entonces una crisis económica azoataba al país. No obstante, no es hasta 1955 cuando se celebra como evento oficial que tiene lugar periódicamente, en Febrero de cada año.

Es famoso por su organización en torno a eventos deportivos propios de esa época del año, tales como concursos de patinaje sobre hielo, carreras de trineos tirados por perros, y una carrera de canoas sobre el río. Además de esto, pueden contemplarse también las famosas estatuas de hielo, o los toboganes de nieve. Por las noches, el paseante puede transitar por las calles nevadas y decoradas para la ocasión. La ciudad es muy alegre durante el Carnaval, y se llena de risas, música, bailes, desfiles y, como no, una gran variedad de disfraces que acompañan a todo esto.

El Festival de Jazz de Montreal

Cada año a finales de Junio, la ciudad canadiense de Montreal alberga uno de los más importantes festivales de jazz en todo el mundo, y una cita ineludible para todo buen amante de este género musical. Todas las corrientes y tendencias del jazz, desde el más puro hasta las últimas innovaciones, son recibidas, y a él suelen acudir los mejores artistas. Además, aunque es lo principal, no todo es jazz en este festival: también tienen cabida algo de blues, gospel, rock, e incluso pop y salsa.

Los datos del último Festival de Jazz de Montreal celebrado revelan que acudieron al evento unos dos millones de espectadores, y alrededor de 2.000 músicos, que ofrecieron más de 500 conciertos, organizados tanto en auditorios como al aire libre, y además contó con algunas de las grandes figuras del género.

La Estampida de Calgary

La ciudad de Calgary es especialmente famosa por este festival de rodeo, que viene a ser una especie de tributo a la cultura del Viejo Oeste, y que se celebra cada año en Julio, reuniendo cientos de miles de turistas y visitantes, además de los participantes en sus distintas actividades llenas del espíritu vaquero.

El festival fue inaugurado en 1912 por un cordelero estadounidense llamado Guy Weadick, que deseaba crear un rodeo y un espectáculo del salvaje Oeste con proyección mundial, que reuniera a los mejores vaqueros del continente. Ya en su primera celebración logró éxito, atrayendo a más de 100.000 espectadores, siendo además el rodeo que tuvo los mejores premios de Norteamérica. El rodeo del año 2000 duró diez días y tuvo un público de más de un milón de personas. Mientras dura el festival, los habitantes de la ciudad se visten con trajes típicos del Oeste, y los negocios se decoran con motivos del mismo estilo.

Algunas de las actividades celebradas son desfiles, actividades de cocina, demostraciones ganaderas presentadas de forma cómica, exhibiciones artísticas relacionadas con el viejo Oeste, conciertos de música country... Y las dos más conocidas: carreras con las típicas carretas tiradas por caballos, y demostraciones de habilidades vaqueras por parte de los participantes (como los charros mexicanos, o los gauchos argentinos), como la monta del toro o el manejo del ganado, por citar algunas. La Estampida de Calgary ha sido definida como el espectáculo al aire libre más grande de la tierra.

By Miguel Muñoz Garnica